Beneficios de la Depilación Definitiva

Es duradera. Queda poco más que añadir al hablar de las ventajas de la depilación definitiva y dan ganas de dejarlo ahí y pasar a otra cosa, porque sólo esto ya debería ser suficiente para convencer hasta a la más escéptica de las ventajas de este tratamiento.

depilacion

La depilación definitiva, como tal, no existe. Es imposible. La piel es un organismo vivo que está, por su propia naturaleza, en constante estado de regeneración, al igual que lo están los folículos pilosos situados en ella. Pero puede llegarse sorprendentemente cerca con los modernos métodos de depilación definitiva.

Nos cuenta Milagros de www.spaenquilmes.com.ar, lo que estas técnicas ofrecen es la posibilidad, con unas pocas sesiones (6, 7 u 8 dependiendo del tipo de piel de cada cual), de eliminar el vello durante periodos prolongados de tiempo en determinadas zonas del cuerpo. Hablamos de meses o años.

Así de fácil y práctico. Unas pocas sesiones de unos minutos, y adiós a rasuradoras, cremas y cera de depilar durante varios años (de nuevo, dependiendo del tipo de piel de cada cual). Cómodo y rápido. Nada de cremas olorosas, ni cuchillas, ni cera caliente para unos resultados que resultan rápidamente visibles, y durante mucho tiempo.

Además de cómodo, fácil y práctico, se trata de un método seguro, siempre que se tengan en mente algunas precauciones e incompatibilidades y que se realice por profesionales debidamente cualificados. No resulta más agresivo para la piel que una depilación a la cera, por ejemplo, y puede aplicarse sobre cualquier tipo de piel, en prácticamente cualquier parte del cuerpo.

Tampoco importa la edad o el sexo del cliente. El tratamiento y los resultados son iguales sea este una mujer de 40 años que un hombre de 20. Además, y esta es otra gran ventaja, la depilación permanente es indolora. En el peor de los casos, cuando se aplica a personas con las pieles más sensibles, puede provocar una leve irritación y enrojecimiento de la zona tratada que, de todos modos, se pasa en poco tiempo. De hecho, siendo malas, podríamos decir que si no hubiera sido por la depilación permanente no podríamos ver tan a menudo esos cuerpos masculinos sin vello que tanto nos gustan.

¡Qué curioso que aquel dicho de que “el hombre, como el oso, cuanto más pelo más hermoso” pasara misteriosamente de moda cuando comenzó a extenderse la depilación permanente indolora!

Existe también la idea, bastante extendida, de que la depilación definitiva resulta cara en comparación a otros métodos, especialmente aquellos que una puede aplicarse en su propia casa. En realidad, no se trata de un método caro. Es cierto que requiere un desembolso puntual, pero también hay que poner en la balanza contra el precio de las sesiones el tiempo que empleamos en nuestra casa en depilarnos cada poco tiempo, las molestias, los engorros y el gasto que esos otros métodos ocasionan. Hablamos de eliminar todas esas cosas de un plumazo durante dos o tres años.

Porque, ¿lo dije ya?, es duradera. Años sin tener que volver a calentar la cera o usar la rasuradora para ponerse una falda corta, o irse a tomar el sol. ¿Qué más hay que pensar?

Comments are closed.