La elección del macetero

Es importante a la hora de elegir el macetero, elegir uno adecuado para la planta que albergará. Es de gran importancia el material y el tamaño de éste, tengamos en cuenta que cada planta puede crecer hasta determinado tamaño, y salvo que pensemos cambiar de macetero más tarde, es conveniente adquirir uno en el cual la planta se pueda desarrollar libremente. La razón es que cuando cultivamos plantas grandes en maceteros chicos limitamos su crecimiento y, si no las trasplantamos a un recipiente mayor, podrían incluso morir.

De todas formas, el aspecto también incluye en la apariencia de nuestro hogar o jardín. Si cultivamos plantas pequeñas en maceteros grandes –además de verse muy tristes- podrían “ahogarse”.

En cuanto a los materiales, los maceteros más usados son los de greda y los de plástico. En ambos tipos, las plantas pueden crecer muy bien. Si su planta está ubicada a pleno sol, es preferible usar maceteros de greda o piedra debido a que el calo afecta los recipientes de plástico.

La greda es un material natural, ecológico, que se asemeja al recipiente natural de las plantas, es decir: la tierra. Los maceteros de este material son muy buenos ya que la greda no contamina y, por ser un material poroso, permite un buen drenaje y deja que el oxígeno penetre en la tierra hasta las raíces. Permite mantener la raíz a la temperatura justa, incluso cuando el macetero está a pleno sol, evitando las peligrosas variaciones térmicas.  Es suficientemente firme para soportar el crecimiento de las raíces.  Su hermoso color natural y sus diseños decorativos y discretos, permiten que sea la planta la que llame la atención y se luzca. Armonizan perfectamente con las plantas.

Por su sencillez y sobriedad es posible incorporarlos en casi todos los ambientes y estilos de decoración.  Se fabrican en una gran variedad de tamaños, adecuados para cada tipo de planta.  En climas cálidos, los maceteros de greda crudos se secan muy rápidamente: habrá que prestar mayor atención al tema de la humedad para que la planta no se vea afectada. Además no resisten los climas extremos, en especial las heladas.  Otro inconveniente podría ser su fragilidad, su poca duración y la necesidad de transplantar las plantas delicadas todos los años para evitar la salinización del sustrato.

Por otro lado, los maceteros de plástico son económicos y se consiguen fácilmente en diversos tamaños.  Son muy útiles cuando se utilizan temporalmente, mientras la planta crece. Como son livianos pueden ubicarse en lugares tales como la base de las ventanas. Esto puede ser una ventaja, pero también una desventaja pues si su forma no es muy estable, podrían volcarse con el peso de la planta o si son pequeños y quedan en zonas de mucho viento, podrían hasta volarse.  Se recomienda usarlos en zonas sombreadas. No es conveniente usarlos a pleno sol, pues alcanzarán temperaturas muy altas que podrían terminar quemando las raíces.

La madera es también un material utilizado para maceteros.  Son muy adecuados para jardineras.  Es importante que la madera sea tratada –previamente- con un producto que evite su pudrición. Son ideales las jardineras fabricadas con pino impregnado.  Se pueden pintar con distintos motivos decorativos o darles una terminación de color que combine con la decoración de la casa o con los colores de las plantas que crecen en ellos.

Resina y fibra de vidrio:  Con estos materiales se puede imitar muy bien diferentes materiales que, de otro modo resultaría muy caros o difíciles de conseguir.  Son materiales muy livianos y permiten una adecuada oxigenación de las raíces de la planta.

Polietileno:  Son livianos y muy manejables. Con las ventajas y desventajas que esto conlleva.  Resisten bien las diferentes condiciones ambientales.  Algunas traen reserva de agua, no son tóxicas y además son reciclables.  Algunos están provistos de protectores contra rayos ultravioleta.

Poliestireno expandido:  Tienen las ventajas y desventajas de los maceteros livianos.  Como son impermeables y buenos aislantes térmicos, no favorecen la formación de hongos ni moho y pueden ubicarse tanto al sol como a la sombra.  Son económicos pero frágiles, lo que los hace especialmente prácticos en situaciones de transición.

Hormigón:  Son también muy comunes.  El hormigón es muy pesado, pero tiene la ventaja de lucir muy lindo con el

Comments are closed.